Lanza térmica

Corte con lanza térmica

Pruebas realizadas con un bloque de hormigón.

La lanza térmica de oxígeno es uno de los procedimientos de oxicorte más antiguos que existen. Ya utilizado antes de la invención del oxicorte propiamente dicho para abrir las bocas de coladas de los altos hornos, los orificios de colada de las cucharas etc., consigue perforar en cuestión de minutos el material más duro y fuerte que se haya fabricado. Las lanzas están constituidas por una vaina tubular rellena de filamentos especiales que reaccionan al calor produciendo una reacción exotérmica en cadena, por oxidación enérgica. En la punta de la lanza se generan temperaturas superiores a 7.000º C capaces de fundir cualquier material que será arrastrado por el propio chorro de oxígeno. La lanza seguirá encendida y cortando cualquier material después de encendida, mientras se le siga suministrando oxígeno.

Burning bar

La lanza térmica Burning Bar es una lanza para corte que emplea solamente oxígeno, capaz de cortar cualquier tipo de material sea metálico (aceros, aceros inoxidables, aleaciones con alto contenido de níquel, cobre y aleaciones de bronce, aluminio, aceros al manganeso y de blindaje y cualquier aleación sea del tipo que sea) o no metálico (cerámica, hormigón, ladrillos refractarios etc.) en definitiva corta y perfora cualquier material conocido.

Prime cut

El sistema Prime Cut es un sistema sencillo y eficaz de corte, saneado y perforación de cualquier material conocido, incluyendo metal, cemento y hormigón. Los profesionales eligen Prime Cut por su alto rendimiento, versatilidad, seguridad y autonomía del equipo frente a otros  procedimientos. En un práctico maletín se dispone de todos los elementos necesarios para el funcionamiento de la lanza térmica, incluyendo artículos de seguridad personal como gafas, guantes y protector anti-deflagraciones. Basta conectar los bornes que se adjuntan a una batería convencional para provocar el cortocircuito que producirá la ignición de la lanza.

Galería de imágenes